Mi Armenia

Fernando Avakian
(Cordoba, Argentina)

Recién puedo sentarme a escribir unas líneas sobre el viaje, a 2 meses y 6 días de haber vuelto. Por un lado, siendo que falte tres meses de período de cursado universitario en todo este tiempo no hice más que recuperar y ponerme al día, por lo que no podía sentarme a escribir, pero por otro lado aún no terminó de comprender lo que viví este año en Armenia. Es decir, sigo todavía intentando asimilar los cambios que me produjo mi estadía, el desmoronamiento (necesario) de varios prejuicios y las nuevas perspectivas que se me aparecen a futuro en mi vida.

No niego haber sido siempre un niño-joven siempre activo por la causa y el mantenimiento de la cultura Armenia en estas alejadas latitudes, pero de repente la verdad cruda, el botón de “delete” gigante que se presionó sobre todos los preconceptos e idealizaciones por un momento me aturdió. Y aquí estoy hoy, 2 meses y 6 días después de haber vuelto, escribiendo esto y recién entendiendo lo que llegué a vivir.

En resumidas cuentas, este viaje cambió mi modo de comprender la idea de armenidad, despojándome de las viejas idealizaciones (comprensibles por cierto, pero no justificables en su permanencia) y aprehendiendo la vida palpable de mi madre Patria, comprendiendo a su vez que nosotros, la juventud de la diáspora, tenemos muchas ideas nuevas que mostrar y mucho potencial para volcar en Armenia y Artsaj, siempre partiendo de una base fraternal, es decir, eludiendo vacíos mesianismos y teniendo en alto la idea de co-operación, de trabajo conjunto. Y esto puede lograrse en los más diversos ámbitos: político, económico, artístico, social, lo que sea. Lo nutritivo es el intercambio de ideas y pareceres, de visiones del mundo y experiencias entre los armenios de los dos lados del Arax. Ahora, en un primer momento, la meta de aquellos que hemos tenido la posibilidad (muy accesible, por cierto) de haber realizado esta experiencia es difundir en todos los estratos de nuestras colectividades esta nueva visión e instarlos a que sean parte de Armenia, no sólo “espiritualmente” sino de una manera activa.

Agradezco muy profundamente a Birthright Armenia por esta oportunidad, ¡y tengan en cuenta que en muy breve si Dios quiere nos veremos de nuevo!

One thought on “Mi Armenia

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s